miércoles, diciembre 07, 2005

As sugar dissolves, it spreads happiness

El título de la entrada de hoy viene de una bolsita de azúcar que me dieron en un viaje de los viajes a Madrid que hice el año pasado, la única vez que he volado con SAS. Los suecos, que les encanta el design y yo creo que se pasaron un pelín de cursis.

Y hablando de viajes, mañana me voy a Salamanca, encrucijada de culturas y pueblo natal de Claudio, félix de los ingenios castellano. Como dice Ann, siempre quiero estar y estoy metido en todos los garlics, así que me voy con mi jefa y una post-doc a la Universidad de Salamanca. En teoría vamos a recoger unas células y discutir unos temas con un profesor que va a colaborar en el proyecto. Efectivamente, tal y como estáis imaginando, el coche en el que vamos (el mío, ese que la última vez que viajé nos dejó tirados 3 veces por diversos motivos) va forrado de papel albal y signos amarillos de biohazard, y nosotros con escafandras y outfits muy en plan "Estallido". Y es que nos ha comentado el señor en cuestión que cuando manda las células por SEUR llegan más muertas que Benny Hill.

Y por último aprovecho para mentar a una chica que fue ayer al concierto de Artemisa en el Naranja, y acordarme de su madre. La tía se tiró lo que es todo el concierto hablando de espaldas al escenario, haciéndose la guay y añadiendo a cada payasada que decía un mohín como cerrando los ojos. La tía debe pensar que eso le hacía interesantona, pero en realidad daban ganas de estallarle el vaso de tubo más cercano. Las opiniones vertidas por la tipa fueron de este pelo:

- "...porque Marlango hace muy buena música, y eso, pues no te entra en la cabeza, porque piensas que una tía tan guapa, siendo actriz, pues no tal...."

Yo no sé si todo esto venía al hilo de que ella además de guapa se consideraba talentosa y estaba dando ejemplos de celebridades que, como ella, eran la ostia. El caso es que no se calló ni con las canciones rápidas ni con las lentas, y Lolo, Patata y yo nos mirábamos cómplicemente con deseos de exterminio. Que una cosa es gritar "Qué arte, tía, que arrrrrte" y otra muy distinta es contar tu vida en verso mientras alguien canta.

Qué maleducados somos.

|

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?