miércoles, noviembre 30, 2005

De fama y de panoja

Como ya avisé el ritmo de actualizaciones de este blog va a ir disminuyendo hasta prácticamente desaparecer. Además amigos míos como Velázquez ya me han manifestado su profundo malestar por la pésima calidad de mis últimas entradas. La musa me ha abandonado.

Sin embargo, me veo obligado a actualizar con carácter de urgencia por los últimos acontecimientos que han tomado lugar. En primer lugar, y por orden decreciente de importancia, van los comentarios acerca de mi fisonomía que últimamente se están vertiendo en diversos medios. Gordo, sex-symbol ganadero y demás lindezas. En un principio pensé poner querellas por injurias y calumnias, porque es totalmente tendencia. Pero la verdad es que me hace mucha gracia y no creo que vayan desencaminados en absoluto los que así me ven. Y a lo mejor se están riendo de mí, como hacen con Yurena, pero yo soy así de tonto y me hace gracia. Además con la tontería hay gentes del mundo del espectáculo y la farándula que se han querido acercar a mí con intereses filántropos cuanto menos. No quería dar nombres yo, pero ya se ha adelantado Ann.

El otro notición-notición es que una vez encontrado el laboratorio donde voy a hacer la tesis, hoy le han concedido a mi jefa el proyecto de investigación con el que pretenía pagarme. Esto significa que tengo curro remunerado durante los próximos cuatro años. He subido de arreglar unos temas y estaba la jefa en el laboratorio, que al verme ha enloquecido totalmente diciendo que teníamos panoja y se me ha tirado al cuello para darme besos. Es de traka mi jefa. Y la gente alborotada, dándome la enhorabuena y todo. Es que jobar, es un notición. Y como cuando te toca la lotería, mis compañeros me han preguntado qué voy a hacer con el primer sueldo. A lo que yo he contestado, muy en la línea de la típica respuesta: "tapar algunos pufos". Es que majos, tengo tales deudas que cualquier día viene una panda de yakuzas a rajarme con una katana a la salida del metro. Acepto sugerencias para ver qué me compro una vez estén saldadas.

Este año me he encomendado a mí mismo el marrón de organizar la cena de biólogos para las navidades. De esta forma no me pasará como en la última cena, en que me tocó sentarme con los apestados: primero, porque yo decido quién va a la cena y a quién hay que ocultarle que esta cena ha existido jamás; y segundo, porque como soy yo quien lo organizo pienso poner en la esquina a aquellos que me relegaron a tal ostracismo en la última edición. Para que prueben de su propia medicina y sepan lo que es vacío social.

En éstas, he quedado con Ann para reservar mesa en un sitio recomendado por Alvarito y por tanto de dudosa confianza. Según bajaba en el ascensor al irme del hospital ha entrado una camilla que iba a quirófano. Sobre ella yacía un chico de unos 25. Guapo no, guaper tampoco: guapest. Y con un tattoo en el brazo que me he quedado mudo. El chico me miraba asustado, el pobre, sin saber que yo tenía oscuros deseos allí mismo, con esa conjunción de ascensor, camilla, y celador mirando. Menos mal que le cuento a Ann estas cosas y no se asusta.

Hemos guarreado unas tapas, hemos dado el pistoletazo de salida a la quedada osa de esta semana en el HOT (ya es mítico ir entre semana) y nos hemos ido cada uno a nuestra choza bastante chispitas. Se ha departido entre otras cosas acerca del último EPT, que fue la vez que mejor desde que yo lo conozco, es decir, desde septiembre. Vinieron como invitados especiales Asun con Rocío Page y Macy con Goyo Tarantino. Aunque la gala fue un pelín aburrida estaba Rose Manfredi para hacernos reír. Y es que por suerte o por desgracia, con que esta mujer diga "hola" ya nos descojonamos y nos parece lo más. Claudio y Farala llevaron sus discos duros vacíos para grabarse todo lo que dijera y poder repetirlo hasta la saciedad. Los premios estuvieron divertidos, aunque se daban entre amigos. Al único que felicité personalmente fue a Popy Blasco, que ganó por mejor blog revelación (su blog es uno de esos medios a los que me refería; para qué veáis qué bien encajo todo, no como la Campos). La Prohibida arrasó y estaba cantado. Para la próxima vez propongo a los organizadores hacer como en las galas de verdad: enfocar con cámara a los nominados para ver las caras de falsas que ponen las travestis cuando ven que no han sido las Elegidas. Sería de traka.

No entiendo cómo puede haber series tan malas como "Motivos personales". Ni cómo puede haber amigos míos enganchados. No sé cómo fue la primera temporada, pero creo que se están perdiendo las formas, si es que existieron alguna vez. Y por favor, a los directores de casting: ni un papel para Lydia Bosch!

lunes, noviembre 21, 2005

Doctor Eric, acuda a radiología

Volviendo un poco al tema de las actualizaciones y demás, tengo que comentar que cada vez veo más difícil una actualización regular y próspera.

La razón es que desde la semana pasada estoy trabajando. Sí, trabajando, aunque algunos piensen que hacer el doctorado no es trabajar. El caso es que hace unos días me preguntaban en una entrevista cuál era mi sueño imposible y contesté que trabajar en algo relacionado con lo que había estudiado. Ahora puedo decir que estoy cumpliendo uno de los mayores sueños que he tenido jamás y todavía me cuesta creerlo.

Sin darme cuenta he pasado de tragarme AR todas las mañanas y básicamente vegetar cual ameba a levantarme pronto e ir a trabajar, en Metro, como la gente de la calle. Otra cosa muy excitante es que el laboratorio donde estoy está en un hospital, lugar en el que nunca me había planteado trabajar. Todo es nuevo, es una auténtica miniciudad. Lo que más me está costando es acostumbrarme a bajar a comer en el ascensor con camas que van a quirófano o salen de la UCI; yo que creía que nada me podía quitar el hambre. Pero miremos el lado positivo: esos celadores, esos uniformes. Ay omá.

La gente con la que trabajo es bien maja, pero es increíble la absoluta hegemonía del género femenino en el mundo de la investigación. Somos 5 tíos de un total de 25 que debe haber en el laboratorio. Yo de momento no estoy haciendo mucho: leo trabajos, me empollo el proyecto y meto la nariz en todos los experimentos que puedo. Y cada día que pasa salgo de allí más convencido de que no me he equivocado, y que aunque nunca vaya a vivir con grandes lujos, tener ilusión por hacer lo que te gusta es algo que no se paga con dinero.

Qué cursi todo.

miércoles, noviembre 16, 2005

Shakespeare in green

A este ritmo de actualización no voy a llegar nunca a las 100 entradas, con las ganas que tengo de hacer un post especial o algo.

El tema de escribir esto se está poniendo cada vez más complicada, y además desde que ayer Ann escribió un testo acerca de mi persona, sarcástico pero a la vez muy tierno, y siento que le debo una pero no tengo hoy el aparato genital para ruidos. En realidad estas cosas hacen más ilusión cuando menos te lo esperas.

El fin de semana, como viene siendo habitualmente últimamente, alcanzó cotas de risas, jolgorio y diversión insospechadas. El viernes, haciendo de guía por Madrid con unos amigos daneses, y el sábado con Luis a.k.a. Asun, Claudio, Farala y TB97 en The Angel. Pusieron música que nada tiene que ver con lo que acostumbran, y luego nos fuimos a casa de Eme de after eight, a ver Campeones 2.0 y hablar de cosas de la infancia hasta la frikez. En ese momento todo el mundo abandonó el domicilio derruido de Eme y se dirigió a sus respectivos habitáculos para fornicar, excepto yo, que me fui a casa a dormir la mona a mi chabola de extrarradio.

El teatro estuvo genial, "Envidia". Aunque esto no concuerde para nada con lo que Ann escribió ayer, soy la persona más inculta en teatro, especialmente Shakespeare. Me sacan de Romeo y Julieta y de lo demás me sé los títulos, pero no sé si Desdémona era una furcia barata, Otelo un gayi armarizado, Polonio un panadero separado o Teseo un travesti vietnamita. Pero este montaje estuvo muy bien, me gustó mucho y lo recomiendo fervientemente.

Por lo demás me gustaría poder contar unos temas y unas cosas pero da mala suerte hablar de proyectos que están en el aire, así que me callo la boca que soy experto que abrirla de más.

Vaya mierda de entrada me ha quedado....

jueves, noviembre 10, 2005

Cuatro días de Cuatro

No hubo mandamientos el sábado. El sábado el señor descansó. Fui con Alvarito y Lucy al teatro a ver una pieza de teatro alternativo cuyo nombre no recuerdo pero era del tipo "Confesiones + adejetivo + de + imbéciles + adjetivo". Las reseñas, según Alvarito, señalaban que era muy crítica con el PP, pero a mí me pareció políticamente muy suave. Estuvo divertida pero recurría demasiado a clichés y estereotipos que yo creía enterrados: el rollo de la guerra de sexos, las mujeres son listas y los hombres no quieren ir de compras.

Luego fuimos a tomar unos teses a un búnker y mientras tanto arreglar el mundo. Poco pudimos hacer, porque al final acabamos todos los que estábamos allí riéndonos del camarero, que tenía unos 40 palos, no se enteraba ni de por dónde le daba el aire y estaba más sordo que Rompetechos.

- "Oye, perdona, ¿me puedes traer un colador?"
- "¿Un taladrador?"

Que vale que esté sordo, pero este señor el rollo de la situación y el contexto no lo manejaba muy bien. Pobre.

Tras una fugaz visita al Naranja (la cabra tira p'al monte) a ver a Yuu, que se despedía antes de marchar por dos meses, y tomarnos unos algos en un sitio cuyo nombre nunca se cita, nos fuimos a casa. Fue la primera vez que vi a Ann mezclarse con el vulgo y coger un búho como la gente de la calle, que suda y come pollo frito con las manos en el Kentucky.

El domingo habíamos quedado para ir al cine y ver "Match Point" pero las masas, en un intento de escapar del trauma pre-semana de los domingos, habían decidido asaltar los Ideal y dejarnos sin entradas. No bastó con hora y cuarto de antelación. Mientras Paco León hablaba en inglés con una rubia altísima en la fila de al lado, al final sacamos entradas para "Una historia de violencia". No me parece la octava maravilla pero me resultó creíble, y eso a estas alturas ya es algo fuera de serie. El final está muy bien y lo mejor, esa escena de sexo en las escaleras, que me parece muy real y bien rodada, de las mejores que he visto. Luego lo he comentado y la gente me mira raro, igual es que la única relación que yo he tenido ha sido un poco enfermiza.

El lunes era el estreno de Cuatro y quedamos para cenar en casa de AGdP y Karina Montajista. Fue divertidísimo cenar, estaba todo riquísimo y bien acompañado de la sempiterna mahonesa, que va con todo. Al final nos tragamos cuatro horas de televisión chunga para ver cómo nos habían recortado a Ann y a mí en beneficio de AGdP, pero es que no había color: a su lado éramos más sosos que Ana García Siñeriz. Para celebrarlo salimos a quemar la ciudad a eso de las 2,30 A.M. Y un lunes a esas horas sólo se puede ir a dos sitios: tu propia cama o el Why not?. Lleno, como siempre, con esa mezcla de gente imposible y ese dueño de pelo frito mezcla entre Mr Burns y Michael Jackson. Nada cambia en ese lugar, incluida la música, que es para abrirse las venas con un vaso de tubo. Menos mal que Mr Abba Loca Del Chocho había decidido acostar a los niños, decirle a su mujer que tenía que ir a la oficina a hacer unos informes, meterse unas cuantas lonchas de algo que colocaba mucho y dar rienda suelta a su plumero en las escaleras del citado antro. Los playbacks que hacía no es que estuvieran desincronizados, es que si estaba sonando "Mamma mía" él directamente cantaba alguna copla de La Paquera de Jerez, tranquilamente. Pero con mucha mucha pluma.

El martes quedé con Claudio para unos temas y unas cosas, y después de ver el abrigo con el que Patata ha contribuido a mantener una industria que asesina a lindos animales que viven alegres (la Patata no veía Waku-Waku) en los bosques de Canadá, me fui con Luis a que me contara el corto que ha rodado con Kira Miró y en el que hace de travesti radical. Más tarde me fui a otro sitio donde me esperaban mis amigos para cenar algo y despedir a Lidia, que volvía a la pérfida Albión. Debatimos, como siempre hacemos en este sitio, el Estatut, la República y becas y proyectos de investigación, que damos mucho asquito cuando nos juntamos. Estaban allí Denise y Sean, un americano al que estuve dando la chapa. El americano lo que quería era meterle la lengua a Lucy, anda que no se le notaba.

Ayer estuve de marujeo en casa con Mrs Eric, haciendo croquetas del cocido sobrante y ordenando mi habitación, oh, dios mío. Sí, CDs por orden de artista y fecha de publicación incluida. Ahora que ya he escuchado el "Confessions on the dancefloor" puedo decir que el disco me parece que está muy muy bien, pero que no nos la den con queso y nos digan que revoluciona la pista de baile. Para nada, aquí la única revolución de verdad es la de los chiquiprecios. Ahora, está genial para bailar y creo que va a vender como churros.

Por último, quería comentar algo acerca de Cuatro. Creo que la mayoría pensábamos que estábamos a años luz de los comienzos de TeleTeta (Telecinco) y la cutrez tan genial con la que abrieron. Para regocijo de algunos como yo, Cuatro abrió de una forma un tanto bizarra, con esa grada de gente mirando y sonriendo. Y luego el informativo de Gabilondo, que está muy bien, pero el pobre hombre sin el teleprompter mira a cámara como Marujita Díaz. Después de cuatro días tengo que decir que de momento me parece que va estar bien, pero:

- ¿quién dijo que tomaba como referente la HBO americana? Dios mío, qué blasfemia. Las series de Cuatro no pueden ser más jinchas, no hay otro adjetivo para describirlas.
- si de verdad esta gente quiere hacer algo nuevo en televisión, y teniendo en cuenta que su target audience es la gente joven y urbana, ¿por qué no se deciden a poner las series y películas en V.O.?

Chapeau la reposición de Melrose Place. Ese capítulo #1, con Jennie Garth as Kelly, con su blanca palidez y enamorada hasta las trancas de Jake, inauguraba el spin-off de Beverly Hills 90210. Me di cuenta de que me gustaban todos y cada uno de los hombres: Jake, Billy, Tom Mancini... No veo el momento de que llegue la doctora Kimberly Shaw y se vuelva loca. Y Daphne Zúñiga, que era maravillosa.

sábado, noviembre 05, 2005

Los diez pinchamientos

Ayer intenté actualizar y por primera vez uno de mis post se ha ido al lugar donde deben andar los posts que no huelen a nada, donde ya hay unos cuantos de Ann.

Quería hacer una actualización express que estaba siendo más larga que El padrino, así que hoy vuelvo a la carga, esta vez con una actualización en plan Los diez mandamientos.

Jueves: no cometerás actos impuros a bordo
El jueves pasado vino Antonio de Londres y quedé con él para cenar y tomar algo. Durante la cena me contó muchas curiosidades de cómo funcionan los aeropuertos, de lo jinchas que son las líneas aéreas, de la desfachatez del personal de Iberia y de que él atendió a James Blunt en un vuelo a Edinburgo en clase economy, que ya le vale. Y sí, por supuesto, del exarcebado zorreo con el personal de cabina. Nos tomamos unas cervezas en el HOT y después de conocer a una de las personas más imbéciles y snobs con las que he cruzado palabra me fui a casa. Solo.

Viernes: no robarás nada en IKEA
Supongo que iría a IKEA, que es donde estoy últimamente por motivos ajenos a mi propiedad, pero no me acuerdo. Por la noche quedé con M. para volver a cenar al inframundo y ponernos un poco cerdos de todo lo que pudiéramos. Pedimos tantas cosas que se acercó un chino y se echó unas risas desde el otro lado del cristal. Después estuvimos en el Naranja, con el suflé de Patata reloaded. Más tarde conocimos a Kurt y Dwalks, que escriben unos blogues muy buenos y se revelaron como dos tíos encantadores, divertidos y atractivos a partes iguales. Luego fuimos al 8 1/2, y dame veneno que quiero morir, dame veneno. Yo no, pero vamos, que ya les vale a los Kan y la madre que les parió. Lo mejor de la noche fue, sin duda, (P)Yvonne, una amiga de Matronic que no se cortó ni un pelo. Genial. Después a casa. Solo.

Sábado: amarás a Tim Burton sobre todas las cosas
Creo recordar que me levanté tarde y con voz de travesti mal hormonada. Por la tarde fui con M. a ver "La novia cadáver", que está muy bien con alguna pequeña mácula en el final. Luego fuimos a cenar a El comunista, y joder con el comunismo, flipamos con la cuenta. Supongo que a ese sitio seguirán yendo comunistas como Ana Belen y Victor Manuel. M. se fue a casa y yo no pude quedar con Carol así que me acerqué al Naranja y Claudio y Farala me liaron de mala manera para ir a ver pinchar a Aviador en Coppelia. Yo ya nunca más, la verdad. Nos fuimos, cada uno a su casa, solos.

Domingo: no consentirás pensamientos ni travestis impuras
Todavía conservaba un poco de dignidad humana y vergüenza torera. Fui con Mrs Eric a comer a casa de Enrique y Carmen, amigos de la familia desde tiempos inmemoriales. Degustamos unas viandas deliciosas y a los postres y los cafés Enrique desplegó su genial sentido del humor y contó cosas muy divertidas, de las que me quedo con la definición que su madre, una señora de unos 80 años, le da a las muñecas hinchables: "muñecas de esas que las follan". Hala, Google, vuélvete loco y envíame a todos los ciber pajilleros.

Por la noche fui con Ann y AGdP al EPT, que estaba hasta la bandera de gente. La entrevista para el canal Cuatro no sé si quiero verla, porque hice el ridículo de mala manera, intentando hacerme el gracioso delante de la cámara al ver que AGdP nos estaba robando la escena descarada e insolentemente. Qué gracia tiene el cabrón. Después nos reunimos con Dwalks y Kurt que venían con unas amigas a las que hicieron caso entre cero y nada, y claro, las chicas se fueron pronto. Nosotros nos quedamos bailando, criticando a los grupos y performances y haciendo fotos con las que pienso forrarme vendiendo exlusivas. Nuestros partenaires se fueron a horas decentes porque es gente de provecho, de los que sacan España adelante y hacen que nuestra economía crezca, y nosotros nos fuimos con V. y el resto de troupe al Weekend a ver decrecer nuestras economías. Allí no estuvimos mucho rato, pero sí el suficiente como para que nos ofrecieran a Ann y a mí hacer un trío. Por mucho que diga Ann yo en esas situaciones de acoso y derribo lo paso fatal y me veo desde fuera con cara de pánfilo y sin saber muy bien qué hacer. Pero bueno, llegué a casa sano, salvo y entero. Y solo.

Lunes: no matarás a tu sistema digestivo
El lunes ya era lo que se dice un despojo humano. Me salté los análisis que me tenía que hacer y dormí tres horas. Comí tres porras con café, de postre un croissant de ensaladilla de cangrejo, merendé una cazuela de arroz con pollo para 4 personas y cené una napolitana de jamón y queso, de camino al Naranja. Claudio me había dicho que teníamos que ir con una corona a su Pinchapiscu, en honor a Leonor. A esas horas lo único que se me ocurrió fui ir al Burger King y pedir una de esas que te daban en los cumpleaños, de cartón. El pinchamiento fue de traka, con unos temas que todos creíamos haber borrado de nuestros lóbulos temporales. Al salir pasó algo inédito en mi vida: empecé a tener náuseas nimri y vomité, para sorpresa de propios y extraños. Después del primer envite me encontraba fenomenal y me envalentoné, así que dije que el show debía continuar y que nos íbamos sin más dilación a los conciertos del Coppelia. En el Coppelia no sé si fue la camiseta de Roberta Marrero pero me encontraba fatal otra vez y me fui al baño a montar una performance alternativa. La gente me jaleaba y recibía cada arcada con vítores. Fue muy grande, pero después de eso me fui a casa, previa parada en Méndez Álvaro, middle of nowhere, para volver a echarla.

Martes: honrarás a tu padre, y a tu madre, ...
Fallecí oficialmente el martes a las 05.36. Cuando me levanté Mrs Eric, muy apropiada y oportunamente, había invitado a comer a una amiga que me conoció en mi vez que mejor.

Miércoles: santificarás las patatas bravas
El miércoles me levanté y me fui a tomar el vermú con Laura, una amiga del colegio. Prácticamente desayuné una de bravas y unas cañas, y a partir de ese momento me convertí en una máquina de hacer helados como las del McDonalds, pero cuando se estropea y sólo te dan de chocolate. Pues eso.

Jueves: no codiciarás la comida ajena
Claudio nos invitó a Ann y a mí a cenar en su precioso y apañado apartamento. Yo pedí arroz blanco, porque lo que durante el fin de semana eché por la boca entonces lo estaba echando por el bul. Pero como soy tan cookie monster, me dejé llevar por unas ansias demasiado impetuosas, y decidí regar el arroz blanco con un buen chorretón de tomate frito e hincarle el diente a casi media tortilla de patata. E irnos al HOT, que últimamente Claudio poco menos que exige ir a sitios de osos. Allí fichamos a un chico muy guapo que se nos acercó a pedir papel para fumar y resultó que tenía la piñata podrida, en plan Mordor. Y eso sí que no, por favor, que tengan cualquier defecto pero las piezas dentales donde y como corresponde.

Viernes: no tomarás la sesión de Farala DJ en vano
Ayer cuando me di cuenta de que era fin de semana, otra vez, se me pusieron los pelos de punta y me entró en el cuerpo una mala Svalvbard and Jan Mayen Islands que no podía con mi alma. El caso es que llegaba Lidia de London y habíamos quedado para achucharle y tomarnos unas cañas y echar unas risas. Cañas ellos, yo Aquarius, y sin probar una miga de comida, que es precisamente la idea que tengo de infierno terrenal. Todo esto a costa de perderme la versión beta de Farala DJ, que no me va a perdonar nunca el no haber asistido. Después de cenar fuimos a un sitio infecto de homosesuales adolescentes bakalas que se vuelven locos con las remezclas de Mónica Naranjo. Todo fastuoso, con un aire acondicionado que cortaba la cara y música a base de vídeos de entregas de premios de la MTV. Luego fui a ver a Lolo, Claudio y Ann y después de recoger unos pases de puerta por las aceras y los cubos de basura fuimos a una discoteca de osos. Aquí Claudio perdió la camiseta, Lolo se abstrayó al ritmo del trance y Ann y yo observamos a un devoto de la Hermandad de la Lycra que se gustaba mucho y bailaba enfrente de un espejo. Creemos que era una versión beta de Pedro Zerolo. Después de que Ann hiciera servicio discrecional, acabamos cada uno en su casa. Con nuestras manitas y la tricotosa.

No sé qué mandamiento va a marcar el devenir de hoy, sábado. El próximo día lo cuento.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?