jueves, septiembre 01, 2005

Feliz Año Nuevo

No, ni se me ha ido la olla ni me he pasado con el antibiótico: ¡FELIZ AÑO NUEVO!. Somos muchos los que contamos los años de septiembre a septiembre, que es cuando de verdad cambian las cosas. Porque en enero, ¿qué? Sube la gasolina, los transportes públicos, el agua y todo lo que se pueda subir. Pero no pasa nada más.

En septiembre se abren tiendas nuevas, empiezan cursos escolares, se abren ejercicios económicos y años políticos, arranca la puta campaña de navidad... Pero sobre todo, lo más importante: se lanzan nuevos y fascinantes coleccionables de kiosko. Mi preferido de este año, sin lugar a dudas, es "Casas de muñecas andaluzas". La primera vez que lo vi pensaba que era un sketch de Homo Zapping, con Raquel Revuelta, pero no, es verídico. Porque "Dedales del mundo" ya me parecía muy grande, y supe que no habría vuelta atrás con las novelas de Jude Deveraux, pero las casas de muñecas regionales van a suponer una auténtica revolución en este comienzo de año. A ver cuánto tardamos en ver masías, hórreos y txoznas de colección.

Por lo demás estoy bastante vago. En un principio los 12 días de bonus que tenía para estudiar el único examen que me separa de la Licenciatura eran un mundo, y ahora estoy viéndole las orejas al lobo. Pero mientras viene a morderme, yo me dedico a hacer vida social, que para eso he estado un año enclaustrado por culpa de las inclemencias del tiempo. Aquí, señoras y señores, sale el sol, hace calor, la gente no puede dormir por las noches, y va a tomar gazpacho a la nevera y lo bebe directamente del cazo; aquí la gente usa las camisetas de manga corta en verano, y no nos bajamos de las hawaianas. Y así estoy, que todavía voy por la calle sorprendido de ver aglomeraciones de gente a las 10 de la noche, de pagar 1 euro por una cerveza y ponerme ciego a tapas o de ver el sol más de un día seguido.

Por otro lado, había pensado dedicar este post a los horrores que me he encontrado y las cosas que más me han chocado. Y lo suyo es hacer un Top 10, pero no llego a las diez y no me acuerdo casi de nada. El reguetón ocupaba el primer lugar, fijo, y como ya se ha escrito y dicho mucho acerca de ello me callo. Y de las obras de Madrid lo mismo. Ayer vi un cartel de uno de los Serranos haciendo publicidad de los autónomos que me dio ganas de arrancarlo. "Mayormente". Brrr.

Pero no todo son horrores. El sábado nos había citado Tony Tornado para tomar unas cervezas y de paso darnos a conocer al mundoblog. Estuvo muy bien, conocimos por fin a Tony, La Niña (una pibona), el Chueco (un pibón), Duncan, Iván-Trash y koala, Moklán, Soliloco, CoolAzul... Muy divertido y muy buen rollo, aunque Ann y yo nos tuvimos que marchar en el clímax porque una amiga danesa hacía escala en Madrid de vuelta de México DF a las 6 de la mañana. Tras decirle que la próxima vez viniera a horas menos intempestivas me la llevé al Retiro mientras Ann caía en un coma del que saldría horas más tarde, con Benedikte ya en Copenhague.

No me olvido tampoco de los amigos de Ann (los amigos de Fosssi), con los que hemos salido e ido a la piscina y me lo he pasado teta; Ann no puede soportar que me llamen para hacer planes y piensa que quiero robarle a sus amigos, como si fuera yo Eva Harrington o Jennifer Jason-Leigh.

Y ayer una fastuosa quedada con Warrior, que nos cayó genial y con el que nos reímos mucho. Yo al principio adopté un papel un poco de periodista, acribillando a preguntas al pobre hombre, que se vio aturdido. Me interesaba conocer cómo había sido su experiencia de erasmus del norte pero no tanto, y de hecho comprobé que ha sido distinta. Para desdramatizar pusimos en marcha un teatrillo consistente en que yo le tiraba la cerveza a Ann encima (enterita), Ann ponía cara de croqueta y yo encima me ofendía mogollón. Dio resultado porque Warrior se descojonó - y es que no hay nada como una buena desgracia ajena. El caso es que nos pusimos ciegos de donetes, phoskitos y de kitkat, y me extraña que nadie comente el ansia con el que devoré todo lo que pasaba por la mesa. ¡Vivan los bares de viejos! Luego Warrior puso en marcha un plan que había urdido porque pasaba de coger un bus y quería aparentar cogiendo un taxis, pero le salió el tiro por la culata ya que el cajero se tragó su tarjeta y al final el de Vallecas acabó dejándole dinero. Por supuesto que tenemos que repetir, Warrior, entre otras cosas porque me debes panoja. Ahora en serio, fue muy divertido y hay que repetir pronto incluyendo a Patata, Claudio, & Co. Se acabará el Quién es quién (es morena? es Patata!!), pero seguro que nos echamos unas risas, ¡anda que no!

También me lo estoy pasando teta yendo estos días a la piscina con mi hermana. El otro día me presentó al commando waterproof, que son unas señoras cincuentonas muy tremendas, que ya pueden ir pidiendo cita al dermatólogo porque el melanoma está al caer. Lo de waterproof es porque las susodichas van pintadas como puertas, se bañan, y salen del agua impertérritas. Lo mejor son las conversaciones a la hora de comer (donde esté una buena conversación ajena, que se quite una propia): todo gira en torno a las sillas que se reparten por la mañana. Que si fíjate tú, que hoy no cogemos silla, que Fulanita ha cogido dos, que hay gente que coge silla y no la usa... de traka. El último día mientras tomábamos el sol un chico se levantó, se dirigió a otro chico que había a nuestro lado, y le inquirió:
- Oye, que estoy aquí con un amigo y queríamos saber si eres gay o hétero (con todo el morro del mundo)
- Pues es que en realidad eso es algo que sólo me incumbe a mí (típica respuesta equivalente a "paso de vosotros")
- Ya, pero bueno, es que teníamos curiosidad (pico y pala)
- Mi sexualidad es como un árbol cuyas ramas se extienden por múltiples caminos (sic)

Todo para luego encontrarnos al señor árbol Ann, Warrior y yo en Chueca y constatar que él iba más por la vertiente del pop.

Y nada más, que yo pensaba chapar esto pero parece que con el comienzo del año la gente se ha animado y ya estamos todos en Madrid. ¡Que entréis todos con buen pie!

|

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?