sábado, julio 02, 2005

La ley del deseo

Vaya semanita.

El tema de los homo-matrimonios me ha tenido bastante enganchado a los periódicos online, que es lo único que nos informa (aparte de la actualidad televisiva de la mano de Luisja). No sé cómo se vivirá todo esto in situ, pero desde el exilio a mí particularmente me hierve la sangre. He leído auténticas barbaridades que me han dejado tieso. Pero lo que más me jode de todo es ese rollocu de homofobia soterrada del PP, que sabemos de qué palo va, y a nadie se nos olvida que hicieron todo lo posible por bloquear todas las propuestas de ley de parejas de hecho cuando gobernaban. Se deben creer que somos gilipollas.

El día de la votación en el congreso estaba en el laboratorio, y daba la casualidad de que tenía un tiempo muerto y me enganché al Canal Parlamentario, porque soy así de friki y me trago también los debates sobre el Estado de la Nación, enteritos. El caso es que fue muy emocionante, yo ahí pegado como si fuera el Show de Truman, y el italiano con el que comparto despacho sin dar crédito. El discurso de ZP, sinceramente, para mí fue un momento que no se me va a olvidar nunca. Luego pasará lo de siempre, meterá la mano en la saca y se pirará a Laos, pero de momento este hombre y sus talantes a mí SI me gustan.

La otra persona con la que me quedo es Celia Villalobos. No sé si será lesbiana, en realidad no me importa. Esta mujer tiene el arrojo necesario para plantarse delante de todo el partido (delante de diputados gays también) y romper la disciplina de voto. Olé.

Yo nunca he ido a las manifestaciones del Orgullo, siempre me ha pillado trabajando o simplemente no me ha apetecido. Y este año no va a ser menos por razones fisicogeográficas, pero de estar allí tengo claro que iría, para darle en los morros a la gentuza del Foro de la Familia. Espero que vaya mucha gente, y que se haga mucho ruido.

Cambiando de tercio, ya he comentado a mis flatmates que abandono la casa. La verdad es que ha sido un tragazo, porque se han esforzado en hacerme ver las bondades de este país últimamente. Bondades que incluyen, según ellos, el buen tiempo que hace ahora, y que previsiblimente durará un mes para empeorar a mediados de agosto, y así hasta el año que viene; el hecho de que amanece a las 3 de la mañana, que les parece delicioso, y a mí me dan ganas de hacerme una cortina de amianto para que no entre ni un rayo de luz; y otras razones que la verdad es que no me convencen nada de nada. Como en el anuncio de Gabriel, de M13: "es lo mihmo, pero no eh iguá".

Así que el 3 de agosto abandono el país, si la policía no me detiene depués de ver mi ficha. Mi hermana ya me ha dicho que viene con un termo de gazpacho a recogerme. Espero ver una gran fiesta en la terminal 2 de Barajas; para los que vayáis estoy preparando una sorpresa.

Más cositas. Sigo profundamente tocado por una película que vi el miércoles, una auténtica maravilla que me ha dejado loco: Tarnation, de Jonathan Caouette. Es un documental que arrasó en festivales y que ya sé que llego tarde, pero me parece impresionante. Una obra maestra.

Noticia de ultima hora: cuando creía que me iría de este país sin pisar el Festival de Roskilde, cuando creía que todo estaba perdido y que me había convertido en un reviejo del blues, me ha llamado Jesper, que está allí trabajando en la organización y me ha dicho que me ha conseguido un pase para mañana!!!!! Así que aunque me he perdido a Royksöpp, Raveonettes, Mylo, Kent, M83, Hidden Cameras, De(ande)vendra Banhart y Mikael Simpson, entre otros (no así Four Tet, que ayer hizo un show prewarming en Rust y fui, más solo que la una; estuvo genial) mañana, que se preparen Bloc Party, Brian Wilson, Bright Eyes, Queens of Noize, The Futureheads y The GO Team. Por cierto, estarán Macaco, y Juan Luis Guerra cerrando el festival en el Orange Stage, que es el principal. Con lo que me gusta a mí el merengue...

|

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?