miércoles, marzo 02, 2005

She-wolf in the S-huset


Antesdeayer nos encontrábamos Ann y yo en la S-huset, en una de esas sobremesas en las que yo me tomo un café y Ann no toma nada, la muy rata. Cuál fue nuestra sorpresa cuando vimos que el triunvirato del pavo (Claudia, Reyes y Celeste, ésta vez sin Paula) se acopló en nuestro sofá con todo el descaro y la indolencia del mundo, sin tener en cuenta nuestra poderosa aura.

Había un equipo de donación de sangre allí, y nosotros que somos donantes y solidarios (gente deputamadre) decidimos acercarnos. Un poco por eso, un poco por perder de vista a estas petardas, un poco por hacernos análisis gratis y sin dar explicaciones, y otro poco bastante por que nos dieran un bollo y/o zumo.

En la puerta una doctora, que debía ser hija o nieta de Joseph Mengele, nos dedica una sonrisa profidén.
-"Hola, venimos a donar"-decimos con una sonrisa de oreja a oreja. A la señora se le queda una cara de croqueta bastante seria.
-"Sí, pues mira, tenéis que rellenar este formulario..." Lo miro y veo que está en danés.
-"OK"-digo yo.
-"Pero tienes que estar seguro de que vas a poder rellenarlo sin ninguna ayuda"-replica, ya medio nerviosita.
-"Creo que puedo hacerlo"- digo, resistiéndome.
-"Pero es que no puedes utilizar el diccionario... y luego os vamos a hacer una entrevista personal y tiene que ser en danés"- aclara la doctora Mengele, dejando ya bien claro y sin lugar a dudas que no quieren sangre de moros, judíos y vete tú a saber qué más.

Total que salimos de allí indignados, como Tamara cuando iba a Crónicas. Ellos se lo pierden: Ann es donante universal, y mi sangre está bien cotizada por su alto contenido en hierro y glucosa. Mucha falta de sangre no deben tener.

|

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?