jueves, marzo 03, 2005

La mariscada en Villanueva

Anoche estuve hablando con Mrs. Eric via messenger y me contó una de esas historias para no dormir de las que sólo le pasan a ella.

Encontrábase Mrs. Eric en una comida de empresa, y ya se sabe que en esas comidas siempre hay alguien que pierde los papeles y se pone ciego a pacharán, y acaba vomitando en el baño o llorando porque le da bajón y se empeña en que fulanita le mira mal cuando se cruzan en la oficina.

En este caso la víctima del "síndrome de la comida de empresa" fue una señorita de mediana edad. Tras pimplarse lo que es una botella de orujo, y después de una reunión con el jefe en la que la curda que llevaba le impidió andar en trayectoria rectilínea, confesó que era lesbiana, y que donde decía normalmente "Jorge" en realidad se refería a "Ana". Qué cuadro.

Entonces es cuando la susodicha entra en la fase "pedo cariñoso" y llama Mrs. Eric "mamita", y la invita a comer ni más ni menos que una mariscada en Villanueva de la Cañada. Mrs. Eric pone todas las excusas habidas y por haber, desde "es que tengo que dar de comer a los gatos" hasta "chica, es que vienen a hacer la revisión de la caldera", pero nada, ella erre que erre. Miss Tajada coge y le suelta esa frase tan manida y que da tan buenos resultados: "Si no vienes, puedo cometer alguna locura"; Mrs. Eric, que es muy sensata, humana, mujer de su tiempo y amiga de sus amigas, se monta en el coche de la beoda.

Dada la considerable distancia entre Coslada (municipio en que se encuentra la dichosa empresa) y Villanueva de la Cañada, el coche fue haciendo eses por todas las M de la Comunidad de Madrid: 30, 40, 45 y 50, a falta de más. En el coche Raffaela Carrá se lamentaba acerca de una mujer que estaba en una armario y que dolor, y el caradura le dice que le deje que explique que sintió mucho frío y ha llamado al doctor y que después de mirarle le extendió su receta...

Llegadas al domicilio conyugal, Ana baja a la calle cabizbaja, "avergonzada la pobre criaturita" en palabras de Mrs. Eric. Y se van a tomar una mariscada, como mandan los cánones. Una vez degustadas chirlas, almejas y mejillones al vapor, Miss Merluza a la Gallega propone acercar a Mrs Eric a su residencia en Vallecas City, pero el novio de Mrs Eric sensatamente desbarata el plan y se persona en Villanueva para hacer el porte él mismo. Y de paso saca la tarjeta de crédito y abona lo que es la mariscada completa.

Miss Cocida Madrileña: a estas alturas a nadie le importa que seas lesbiana, te cojas unos pedales del 15 o te guste música italiana petarda de los 70. Lo que es inaceptable es que digas que vas a invitar y al final "invitar" significa "te invito a que vengas, pero que pague tu novio". Es muy fuerte lo tuyo.

Después de esta historia real como la vida misma, como los programas de Alicia Senovilla, voy a comerme la cabeza a ver qué coño hago de cenar esta noche en casa, con las tres premisas que tengo siempre:

- que sea vegetariano
- que tenga chocolate
- y que sea una sorpresa

Así que me voy a comprar algo, que además hoy hace día nevado y soleado y es un gustazo.

|

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?