miércoles, febrero 23, 2005

Dear weather

Anoche fui al cine con la "banda del aura" (a saber: Bene, Mette, Sonsy, Bea, Pablo, Ann y yo). Tras pagar el precio prohibitivo de la entrada nos metimos en la sala, que era como el salón de mi casa. La película elegida fue "Dear Wendy", que había quedado pospuesta porque el sábado pasado no pudimos comprar entradas. Yo iba mentalmente preparado para lo peor. Para evitar ser un spoiler, sólo diré que es una historia de amor mezclada con western puro y duro. Hay que ver lo crecidito que esta Jamie Bell ya, el estirón que ha pegado. El guión destila Von Trier por los cuatro costados, y rollo Dogma y tal, pero la peli cojea un poco. Aun así la recomiendo, entre otras cosas, porque la banda sonora es brutal: The Zombies. No se la pierdan, el peliculón.

Después de la película la banda se disolvió y Ann y yo nos fuimos a comer una ingente ración de colesterol y a beber una cervezuela (esta vez dijimos que una y fue una, sin que sirva de precedente). Cuando me iba a casa me fijé en el termómetro, que decía con todo el descaro del mundo que hacía -10º C, así, sin más. Yo me quise morir, literalmente. Cada día que pasa me digo a mí mismo que es el día más frío que voy a pasar, pero el siguiente es peor; esto se ha convertido en un angosto túnel en el que no veo ni un rayo de luz. Dice mi compañera de piso que por las mañanas lo primero que hago es mirar por la ventana y emitir un desgarrador gemido, eso sí, con mi ojo pipa. Y es que el abrigo de frío nivel máximo que me pongo en Madrid, aquí sufre un cambio de escala y aquí no me vale casi ni para estar por casa. Los daneses dicen que "no hay mal tiempo, sino ropa inadecuada". Qué gilipollez, que denota que además de conformistas son consumistas y resabidillos.

Pues eso, que me he levantado más bien tarde hoy, y me he visto obligado a esperar al autobús una jartá de minutos tal que me he metido a la boutique de la prensa porque no se podía aguantar el frío. Ya se habían llevado El País, así que me ido directo a la sección revistas de marujas y he observado un hecho que me ha trastornado: había como 8 revistas distintas de moda boda (vestidos de novia), todas en danés. Y no es que esta gente se caracterice por ser super católicos y pasar por la vicaría, así que me ha dado por pensar que esa tienda esconde algo. Será que las jóvenes de Lyngby son todas casaderas y de buen ver? Seguro que es tapadera de algún sucio negocio de blanqueo de trajes de novia o algo. Mientras tanto, en la estantería de abajo Kylie se pregunta en la Marie Claire si encontrará el amor verdadero. Espeluznantes declaraciones, desde luego. Un poco más allá una revista de cocina ensalzaba la calidad de la gastronomía española y se me ponían los dientes largos viendo jamón y otros embutidos.

Después de comer copiosa y compulsivamente, como siempre (yo es que no tengo dietista ni nadie que me mantenga a raya), nos hemos ido Ann y yo a tomar un cafelito en el S-huset, donde vamos en busca de un tresillo en plan Friends donde dar rienda suelta a nuestra imaginación y desvaríos varios. Hoy hemos decidido que vamos a rodar un corto del que no voy a desvelar la trama porque ya se sabe que hablar de proyectos nacientes no da buena suerte. Próximamente en sus pantallas. También he estado lamentándome de no haber asistido al último Plan Travesti, al que si fue Ann, que se convirtió en poco menos que la estrella de la noche, aunque sólo salga en una foto. Y yo mientras aquí, En Plan Ameba, En Plan Bacteria, En Plan Pringao. Desde aquí conmino a los organizadores de EPT (eh, Juan Flahn?) que traigan una de sus fiestas a Copenhague, que aquí tenemos dos buenas anfitrionas travelas: la Sirenita y la Reina Margarita. V., coméntalo por ahí a ver que te dicen.

Recibo sendos mails de Luisjor y la Chocho, que me hacen reírme hasta hacerme caca encima. Luisjor me cuenta que Anita O´bregón quiere hacer una serie a lo "Sexo en NY", y de verdad que no veo el momento de verla. Es increíble el país en que nací, me doy cuenta ahora porque estas cosas no ocurren aquí. La Chocho me escribe preocupada por la desconexión que he tenido del mundo desde hace dos semanas, alegando que pasan muchas cosas en el mundo y amenazando con enviar a una "amiga" esquizoide, En Plan Carrie, a ver qué pasa. También veo una foto de los biolocos, que se han ido de viaje a Granada y eso ya ha sido Sodoma y Gomera, un auténtico desmelene que hay que joderse, qué casualidad que se junte todo este año, que yo estoy fuera y David Velázquez está soltero.

Arde Madrid. El caso "Windsor" me tiene colgado de las ciber news todo el día. Ese edificio estaba un poco predestinado a quemarse desde que el castillo del mismo nombre ardió en ese annus horribilis. El otro día vi la imágenes de las siluetas moviéndose dentro, y se me saltaban las lágrimas, no sé por qué. Igual es que para mi era prueba inequívoca de que hay vida más allá y eran espectros. Me acordé de la escena de "Solo en casa" en que el niño hace sombras de la familia bailando para ahuyentar a los cacos, buenísima. La cuestión es que he leído que a esas horas la temperatura podía ser de 400º C, o sea lo que se dice temperatura comfort. Igualito que aquí. Lo que hubiera dado por estar en Madrid, por supuesto que me habría plantado allí con un termo para verlo arder toda la noche. Y es que yo soy muy castizo, qué pasa.

Y nada más. Que me voy al concierto de Rare Grooves ya. No, no son famosos, pero deberían.

PD.- Yo estoy súper a favor de que Canal + emita en abierto. Hay alguien que no?

|

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?