lunes, febrero 21, 2005

Amor con fecha de caducidad

Tal y como vino se fue. Ayer, después de una semana, Max se fue, dejándome la nevera llena y la cama vacía. Los dos sabíamos perfectamente lo que había, el tiempo que teníamos, y aún así nos hemos tirado a la piscina de cabeza. Ha sido una semana intensísima, como onírica, casi irreal. Gracias, Max, por todo. Y no te peines si quieres seguir teniendo ese aire a estrella de cine italiano de los años 50.

Hoy me he despertado y he tenido un duro contacto con la realidad nórdica. He venido al laboratorio entre otras cosas porque mis experimentos de la semana pasada han salido bastante bien; al fin y al cabo, alguna compensación tiene que dar venir los fines de semana a currar cuando uno está de Erasmus y lo suyo sería estar emborrachado de vinazo en algún recóndito paraje de esta inmunda universidad. Pues eso, que venía dispuesto a llamar a Gustavo de Suecia para ir tramitando los papeles para el Nobel y resulta que mi jefe no se ha personado. Estaba malo, así que cabe la posibilidad de que no venga en unos días, porque a esas edades uno está para pocos trotes. Y sin embargo el tío está hecho un chaval y viene en bici a la uni y se pega unos partidos de badminton todas las semanas que lo flipas. Definitivamente el frío conserva estupendamente, pero yo tengo claro que moriré joven.

Lo del Nobel es una movida: mi madre está convencida de que me lo van a dar, y sueña con la ceremonia en Estocolmo sentada al lado de la reina de Suecia, hablándole de tú a tú. Así que está a la espera de que le llame desde aquí para salir corriendo a comprarse la peineta y la mantilla. A ver cómo le hago entrar en razón... Lo que sí parece factible es publicar el artículo.

Ahora estoy aquí haciendo que busco mogollón de información en bases de datos. A mi vera, Vicky, la amiga de Ann, que está recién llegada y ya ha tenido una serie de catastróficas desdichas. Estamos detrás de ella para que abra un blog y lo cuente todo en primera persona. Ann y yo, que sabemos perfectamente lo que necesita uno en cada momento, le hicimos escuchar el "Status" de Chico y Chica en su primera noche, lo que la inmuniza y protege ante cualquier tipo de adversidad venidera. Bene no daba crédito, y Max se reía porque le ha gustado; de hecho, se ha llevado una copia del disco a Insbruck. Michele, el cuarto chico de la casa de Amager, ya dice frases míticas como: "me llaman mal, lo dicen mal, me llaman mal el nombre!".

Un poco más allá se encuentra Ann, que está claramente obsesionado con el mundo blogger y también con el universo plan travesti. Con respecto a lo primero tengo que decir que en ningún momento ha sido mi intención competir con su blog, pues su florido verbo, y su vivaraz y lampiña lengua no tienen sin par. Su blog es y será una referencia obligada en clases de literatura y desfachatez por los siglos de los siglos. Y en contestación a algún comentario acerca de lo que cuento y no cuento en mi blog, haré referencia a un comentario que se hizo de Lydia Lozano hace tiempo: "Vale más por lo que calla que por lo que habla"

Antes de despedirme tengo que cumplir con mis lectores/as. La cuestión que quedó en el aire en el anterior port ha quedado semiclara. El domingo pasado, antes de ir a recoger a Max a la estación, fui a depositar mi voto a la embajada. Pretendía volver a ver al jarto del cartel, pero no estaba. Y como me ardía la curiosidad, intenté tirarle de la lengua al funcionario en cuestión:

- "Pues el otro día, cuando salía, vi a un hombre con una cartel que no se si entendí bien pero vamos, que muy contento con España no está..."
- "Ahh, ya, sí, ese hombre lleva 5 años viniendo todos los días."
- "Pero qué le pasa?"
- "Pues se conoce que es mitad español mitad danés y no está de acuerdo con la pensión que le dan"

Todo cuadra: la pensión se la da el gobierno español y el hombre vive aquí, con lo que así tiene las pintas que tiene. Las que tendríamos todos si contáramos tan sólo con las becas que nos dan. Y eso que yo al fin y al cabo no me puedo quejar para nada. De todas formas, como necesito oír la historia en primera persona, algún día me llevaré la grabadora y la cámara y le haré una entrevista que publicaré en exclusiva aquí, en su blog amigo.

Y por hoy ya está que tampoco estoy de humor, a decir verdad estoy bastante choff. Ponedme comments de ánimo.

|

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?