miércoles, marzo 29, 2006

Me haces un hijo de madera

No voy a disculparme por no haber actualizado en eones, que ya cansa. Haré simplemente como Fray Luis de León después de volver de la cárcel: "Como decíamos ayer...."

Hoy he vuelto a casa en Metro, justo a la hora en que había huelga. Mientras escuchaba el disco de los Monos Árticos, a los que absurdamente despreciaba hasta que he escuchado bien los temas, el andén se ha puesto de bote en bote. Y claro, con ese panorama ya se sabe que las maricas intentan arrimar la cebolleta lo máximo posible. El sujeto en cuestión era un compendio de todo lo que aborrezco en un hombre, así que en las dos paradas que he hecho he repasado mentalmente (todo) lo que le pido a un tío. No están por orden de prioridad, o sí.

- Que no lleve las cejas depiladas.

- Que la ropa que lleve encima no cueste más de un mes de alquiler.

- Que no lleve las piernas depiladas.

- Que no sea más alto que yo.

- Que no lleve el pecho depilado.

- Que no hable en femenino. Sólo valen "muerta", "viva" y "peda".

- Que no lleve ropa de lycra bajo ningún concepto. Esto es muy importante.

- Que no tenga las espaldas muy anchas. Vengo observando que el ancho de espalda puede ser inversamente proporcional a la masculinidad.

No incluyo las clásicas "que me haga reír", "que sea sincero",... porque son un rollo y están muy manidas. En resumidas cuentas, como me ha dicho La Chocho: "Un hombre tiene que reunir tres cualidades. Que venga, que tenga y que convenga".

Si me animo a actualizar próximamente ya contaría si eso:

- cómo Ann me ha regalado un mes de suscripción para descargar vídeos de esta página. Qué locura, oiga. Mil gracias, Iko.

- cómo la señorita Ann y un servidor vendieron sus cuerpos al mejor postor para una performance que ni Jennifer Connelly en "Requiem for a dream". Y al mejor postor vendo también fotos y vídeos que pueden llegar a hundirnos dentro de unos años (e incluso días).

- y muchas más cositas.

Ah, y no olvidéis mineralizaros y supervitaminaros visitando Jenesaispop.

miércoles, enero 25, 2006

The emancipation of Flat Eric

Lo primero que debo hacer supongo que es felicitar el año nuevo a la poca gente que todavía se pase por aquí. También tengo que reconocer que soy un perro por no actualizar en casi un mes, pero tengo que alegar unas cuantas causas.

La primera es que el día 6 de enero me fui de casa. Lo cierto es que elegí un día demasiado poco apropiado porque las sensibilidades estaban a flor de piel y tanto Mrs Eric como yo somos grandes amantes del melodrama. Así que mientras yo me montaba en el autobús cargado de bártulos escuchando una música muy triste y miraba cómo llovía fuera, supongo que ella entraría en mi habitación y olería algo de la ropa que todavía no me había llevado. Tengo que aclarar que lo de mudarme no ha sido por malos rollos con Mrs Eric sino parte de un proceso natural que mucha gente retrasa hasta los 40 pero que no podía alargar más. Primer sueldo, primer mes de alquiler: así me las gasto yo. Y así estoy ahora, a dos velas hasta que cobre.

Acostumbrarme a la nueva casa me ha costado más bien poco, es decir, nada. Primero porque tengo dos compañeros, Eldu y Federiker, que son para comérselos. Segundo porque la casa es una auténtica pasada. Y tercero porque a mí vivir en el centro y no tener que coger miles de medios de transporte al día para hacer cualquier cosa me da la vida.

El caso es que en casa no tenemos todavía internet así que mi contacto con el bloguerío se reduce a esporádicas y furtivas ojeadas en el laboratorio. Pero en cuanto tenga conexión en casa volveré, vaya si volveré…

Y ya contaré algo más gracioso porque llevo una semana destrozado después de haber visto "Brokeback Mountain". La recomiendo a todo el mundo.

viernes, diciembre 30, 2005

525600 minutos de 2005

Se acaba el 2005, que ha sido un año buenísimo. Puedo decir que he cumplido mis grandes objetivos y he alcanzado las metas que me había propuesto, excepto ponerme super bollo. Pero bueno, tengo hasta los 30 para convertirme en un madurito atractivo.

¿Cómo medir un año de vida? En amaneceres, puestas de sol, tazas de café, condones, botes de mahonesa, renovaciones de DNI... Es difícil, así que me he propuesto hacer una lista con mis mejores momentos de 2005. Momentos impagables. No es un Top ni nada, no están ordenados por preferencia.

1.- Las tardes viendo Desperate Housewives con mis compañeros daneses: Ida, Jonas y Ronan.

2.- El día que se nos ocurrió a Ann y a mí ir a Malmö al Black Rose Trick Hotel, en el que fuimos absolutos protagonistas.

3.- La visita de los biolocos a Copenhague, que llegaron disfrazados de lolailo.

4.- La fiesta en la embajada española en Dinamarca, donde nos pusimos ciegos no, lo siguiente.

5.- La noche de ¿verano? en que decidí poner fin a mi aventura danesa y volver al Madrid de mis amores.

6.- La noche de San Juan en la playa con Ann, Pablo, Yuu y Michele, helando de frío y rodeados de cuatro jartos que no sabían lo que es bueno.

7.- Los días que conocí, primero a Lolo, y luego a Claudio y Patata en una sauna.

8.- Los conciertos de Antony, Rufus, Interpol y Franz Ferdinand.

9.- El rescoldo de verano que pillé de Madrid.

10.- El día que presenté el proyecto, que me quité una losa de 1000 toneladas de chumbo.

11.- El día que me llamó Nagore para comentarme que ya era un licenciado más.

12.- Los planes travestis.

13.- Mi viaje sorpresa-locura juvenil a Berlín.

14.- Mi madre comprando en el Fakta, pegando voces.

15.- Los días que vi Tarnation, Manderlay, Raspberry Reich,

16.- El día en que se aprobó el matrimonio gayi.

17.- La noche que se quemó el Windsor.

18.- El momento en que Madrid dejó de estar preparada para tí, ready for you, après pour vous.

19.- El viaje con Carol a Fuengirola.

20.- Las noches con Ann en garitos infectos de la noche vikinga.

21.- El día que les dieron el piso nuevo a mi padre y mi hermana.

22.- Mi cumpleaños en el backyard de casa, con tortillas de patatas y un gazpacho que se podía comer con cuchillo y tenedor.

23.- Ribadesella con los biolocos.

24.- Escribir los posts de este blog.

25.- ¡Leer vuestros mensajes!


¡Mucha suerte en 2006 para todo el mundo!

jueves, diciembre 08, 2005

Con las manos en la masa

24 horas es el tiempo que me he tirado despierto y en gran parte en el coche. Ayer por la mañana pusimos rumbo a Salamanca, ciudad Europea de la Cultura pero sin una mala autovía que te deje allí mismo. Nada más llegar nos encontramos con un cartel gigantesco que decía "En Salamanca reside el Pecado". Qué equivocados están, pensé, si Claudio ya no vive aquí.

Nuestro contacto en la universidad resultó ser una de esas personas que hablan acerca de lo que conoces de forma aplastante y sin lugar a un resquicio de duda. Envidio a esta gente, y siempre que me topo con alguna acabo pensando si alguna vez llegaré a esos niveles de conocimiento, si es algo que se aprende y adquiere o si no tengo nada que hacer. No estaría mal saber lo que va a pasar, claro está. Una vez entregadas las células y depositadas siguiendo un protocolo P3, es decir, en los bolsillos de nuestras chaquetas, nos fuimos a comer alentados por las buenas vibraciones que nos transmitió Mr. Onco. Y le pongo nombre porque lo más seguro es que vuelva a salir en este blog: es probable que colaboremos con él para unos temas, y eso pasaría por una estancia de 4 meses allí. Ya lo iríamos viendo si eso.

Como no podía ser de otra forma, el menú fue de lo más consistente: sopa castellana y cochifrito. Como en la canción de "Con las manos en la masa". Que no se va uno hasta allí para comer un plato combinado leñe.

El viaje de vuelta reveló cosas muy interesantes acerca de mi jefa. Como bien me dijeron, en este negocio es muy raro no estar un poco tocado. Ella no se si estará un poco ida, pero me gusta ver que no es la típica persona que consagra toda su vida al laboratorio, y tiene un montón de inquietudes, la mayoría de ellas artísticas, que admiro. Esta semana publican un libro de relatos que incluye uno suyo y a la vez está ilustrado por ella.

De vuelta en Madrid tardé casi una hora para cruzarla de norte a sur, que está muy bien. Fui a cenar a casa de Ann y al rato vino Claudio a tomarse unos vinos y unas cervezas. Cuando ya no pudo soportar más la sesión de fotos y vídeos caseros nos fuimos a tomar unas cosas al bar de Ali. Allí estaban Elda, Fredy, Anita y otras chicas de la profesión, todo el mundo un poco alcoholizado. Después de unos hungups Ann, que tiene un olfato muy fino y educado, vino diciendo que el camarero echaba una peste a colonia de señora que no se podía aguantá. Y como es así de discreto, se fue a la barra a darle el parte a Ali, que escuchó atentamente cómo Ann no controlaba el volumen ni la presencia del camarero y se lo decía en la puta cara:

- "Jo, Ali, el camarero lleva una colonia de mujeronnnnnnnnnnnnnnnn...."

Y luego vinieron las lamentaciones y las disculpas, pero ya era tarde. El camarero debió irse a casa triste y azul, pensando que le habían engañado cuando compró Anais Anais de Cacharel.

miércoles, diciembre 07, 2005

As sugar dissolves, it spreads happiness

El título de la entrada de hoy viene de una bolsita de azúcar que me dieron en un viaje de los viajes a Madrid que hice el año pasado, la única vez que he volado con SAS. Los suecos, que les encanta el design y yo creo que se pasaron un pelín de cursis.

Y hablando de viajes, mañana me voy a Salamanca, encrucijada de culturas y pueblo natal de Claudio, félix de los ingenios castellano. Como dice Ann, siempre quiero estar y estoy metido en todos los garlics, así que me voy con mi jefa y una post-doc a la Universidad de Salamanca. En teoría vamos a recoger unas células y discutir unos temas con un profesor que va a colaborar en el proyecto. Efectivamente, tal y como estáis imaginando, el coche en el que vamos (el mío, ese que la última vez que viajé nos dejó tirados 3 veces por diversos motivos) va forrado de papel albal y signos amarillos de biohazard, y nosotros con escafandras y outfits muy en plan "Estallido". Y es que nos ha comentado el señor en cuestión que cuando manda las células por SEUR llegan más muertas que Benny Hill.

Y por último aprovecho para mentar a una chica que fue ayer al concierto de Artemisa en el Naranja, y acordarme de su madre. La tía se tiró lo que es todo el concierto hablando de espaldas al escenario, haciéndose la guay y añadiendo a cada payasada que decía un mohín como cerrando los ojos. La tía debe pensar que eso le hacía interesantona, pero en realidad daban ganas de estallarle el vaso de tubo más cercano. Las opiniones vertidas por la tipa fueron de este pelo:

- "...porque Marlango hace muy buena música, y eso, pues no te entra en la cabeza, porque piensas que una tía tan guapa, siendo actriz, pues no tal...."

Yo no sé si todo esto venía al hilo de que ella además de guapa se consideraba talentosa y estaba dando ejemplos de celebridades que, como ella, eran la ostia. El caso es que no se calló ni con las canciones rápidas ni con las lentas, y Lolo, Patata y yo nos mirábamos cómplicemente con deseos de exterminio. Que una cosa es gritar "Qué arte, tía, que arrrrrte" y otra muy distinta es contar tu vida en verso mientras alguien canta.

Qué maleducados somos.

miércoles, noviembre 30, 2005

De fama y de panoja

Como ya avisé el ritmo de actualizaciones de este blog va a ir disminuyendo hasta prácticamente desaparecer. Además amigos míos como Velázquez ya me han manifestado su profundo malestar por la pésima calidad de mis últimas entradas. La musa me ha abandonado.

Sin embargo, me veo obligado a actualizar con carácter de urgencia por los últimos acontecimientos que han tomado lugar. En primer lugar, y por orden decreciente de importancia, van los comentarios acerca de mi fisonomía que últimamente se están vertiendo en diversos medios. Gordo, sex-symbol ganadero y demás lindezas. En un principio pensé poner querellas por injurias y calumnias, porque es totalmente tendencia. Pero la verdad es que me hace mucha gracia y no creo que vayan desencaminados en absoluto los que así me ven. Y a lo mejor se están riendo de mí, como hacen con Yurena, pero yo soy así de tonto y me hace gracia. Además con la tontería hay gentes del mundo del espectáculo y la farándula que se han querido acercar a mí con intereses filántropos cuanto menos. No quería dar nombres yo, pero ya se ha adelantado Ann.

El otro notición-notición es que una vez encontrado el laboratorio donde voy a hacer la tesis, hoy le han concedido a mi jefa el proyecto de investigación con el que pretenía pagarme. Esto significa que tengo curro remunerado durante los próximos cuatro años. He subido de arreglar unos temas y estaba la jefa en el laboratorio, que al verme ha enloquecido totalmente diciendo que teníamos panoja y se me ha tirado al cuello para darme besos. Es de traka mi jefa. Y la gente alborotada, dándome la enhorabuena y todo. Es que jobar, es un notición. Y como cuando te toca la lotería, mis compañeros me han preguntado qué voy a hacer con el primer sueldo. A lo que yo he contestado, muy en la línea de la típica respuesta: "tapar algunos pufos". Es que majos, tengo tales deudas que cualquier día viene una panda de yakuzas a rajarme con una katana a la salida del metro. Acepto sugerencias para ver qué me compro una vez estén saldadas.

Este año me he encomendado a mí mismo el marrón de organizar la cena de biólogos para las navidades. De esta forma no me pasará como en la última cena, en que me tocó sentarme con los apestados: primero, porque yo decido quién va a la cena y a quién hay que ocultarle que esta cena ha existido jamás; y segundo, porque como soy yo quien lo organizo pienso poner en la esquina a aquellos que me relegaron a tal ostracismo en la última edición. Para que prueben de su propia medicina y sepan lo que es vacío social.

En éstas, he quedado con Ann para reservar mesa en un sitio recomendado por Alvarito y por tanto de dudosa confianza. Según bajaba en el ascensor al irme del hospital ha entrado una camilla que iba a quirófano. Sobre ella yacía un chico de unos 25. Guapo no, guaper tampoco: guapest. Y con un tattoo en el brazo que me he quedado mudo. El chico me miraba asustado, el pobre, sin saber que yo tenía oscuros deseos allí mismo, con esa conjunción de ascensor, camilla, y celador mirando. Menos mal que le cuento a Ann estas cosas y no se asusta.

Hemos guarreado unas tapas, hemos dado el pistoletazo de salida a la quedada osa de esta semana en el HOT (ya es mítico ir entre semana) y nos hemos ido cada uno a nuestra choza bastante chispitas. Se ha departido entre otras cosas acerca del último EPT, que fue la vez que mejor desde que yo lo conozco, es decir, desde septiembre. Vinieron como invitados especiales Asun con Rocío Page y Macy con Goyo Tarantino. Aunque la gala fue un pelín aburrida estaba Rose Manfredi para hacernos reír. Y es que por suerte o por desgracia, con que esta mujer diga "hola" ya nos descojonamos y nos parece lo más. Claudio y Farala llevaron sus discos duros vacíos para grabarse todo lo que dijera y poder repetirlo hasta la saciedad. Los premios estuvieron divertidos, aunque se daban entre amigos. Al único que felicité personalmente fue a Popy Blasco, que ganó por mejor blog revelación (su blog es uno de esos medios a los que me refería; para qué veáis qué bien encajo todo, no como la Campos). La Prohibida arrasó y estaba cantado. Para la próxima vez propongo a los organizadores hacer como en las galas de verdad: enfocar con cámara a los nominados para ver las caras de falsas que ponen las travestis cuando ven que no han sido las Elegidas. Sería de traka.

No entiendo cómo puede haber series tan malas como "Motivos personales". Ni cómo puede haber amigos míos enganchados. No sé cómo fue la primera temporada, pero creo que se están perdiendo las formas, si es que existieron alguna vez. Y por favor, a los directores de casting: ni un papel para Lydia Bosch!

lunes, noviembre 21, 2005

Doctor Eric, acuda a radiología

Volviendo un poco al tema de las actualizaciones y demás, tengo que comentar que cada vez veo más difícil una actualización regular y próspera.

La razón es que desde la semana pasada estoy trabajando. Sí, trabajando, aunque algunos piensen que hacer el doctorado no es trabajar. El caso es que hace unos días me preguntaban en una entrevista cuál era mi sueño imposible y contesté que trabajar en algo relacionado con lo que había estudiado. Ahora puedo decir que estoy cumpliendo uno de los mayores sueños que he tenido jamás y todavía me cuesta creerlo.

Sin darme cuenta he pasado de tragarme AR todas las mañanas y básicamente vegetar cual ameba a levantarme pronto e ir a trabajar, en Metro, como la gente de la calle. Otra cosa muy excitante es que el laboratorio donde estoy está en un hospital, lugar en el que nunca me había planteado trabajar. Todo es nuevo, es una auténtica miniciudad. Lo que más me está costando es acostumbrarme a bajar a comer en el ascensor con camas que van a quirófano o salen de la UCI; yo que creía que nada me podía quitar el hambre. Pero miremos el lado positivo: esos celadores, esos uniformes. Ay omá.

La gente con la que trabajo es bien maja, pero es increíble la absoluta hegemonía del género femenino en el mundo de la investigación. Somos 5 tíos de un total de 25 que debe haber en el laboratorio. Yo de momento no estoy haciendo mucho: leo trabajos, me empollo el proyecto y meto la nariz en todos los experimentos que puedo. Y cada día que pasa salgo de allí más convencido de que no me he equivocado, y que aunque nunca vaya a vivir con grandes lujos, tener ilusión por hacer lo que te gusta es algo que no se paga con dinero.

Qué cursi todo.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?